El Sonámbulo es un restaurante de Cádiz super nuevo, decorado con gusto, y con una carta interesante. Ideal para sorprender a tus amigos, o a tu pareja.

Ubicación:

Situado en Cádiz capital, justamente en la plaza de La Candelaria Nº 12. Una plaza muy coqueta, que últimamente se está convirtiendo en un referente gastronómico. Esta plaza es muy conocida y frecuentada por los gaditanos, que se sientan en sus bancos absortos ante la belleza de este rincón, mientras dejan pasar el tiempo, siendo sorprendidos de vez en cuando por los gritos de los niños jugando a la pelota. Muchos eventos significativos tienen lugar en esta conocida plaza, que por cierto tiene una acústica estupenda. Tanto vale para escuchar comparsas o chirigotas (en Carnaval se instala un tablao para oir a las agrupaciones) como para deleitarse y hasta sufrir con las más sentidas saetas. Es por tanto, un lugar muy recomendado para ver procesiones, y hacer fotos para el recuerdo. Justo al lado del Sonámbulo, se encuentra una de las cafeterías más emblemáticas de la ciudad, el Royalty. Del cual hablaremos en otra ocasión, pero sirva de inciso que «los picatostes» son una exquisitez que no podéis dejar de probar.

Volviendo a retomar el tema de nuestro restaurante… El Sonámbulo es como dije bastante nuevo, por lo que quizás debe pasar un poco de tiempo hasta que se consolide y los camaremos pillen el ritmo.

Estilo:

El restaurante tiene una decoración moderna, digamos que es de tipo industrial. Un «open concept» en toda regla, con suelo de hormigón, zonas de suelo hidráulico (que está muy de moda), y vigas desnudas.

Me ha parecido un acierto que esté diseñado para evitar ese ruido ambiente tan molesto. Seguro que os ha pasado en alguna ocasión, de repente empiezas a notar que te duele la garganta de tanto gritar, intentando subir el volumen progresivamente por que no escuchas nada y en vano haces esfuerzos por hacerte entender, pero tu amigo no te escucha, y gritas más…

Lo curioso de este sistema, es que han conseguido atenuar los sonidos instalando en el techo placas de madera o algo similar, que ayudan a mantener el ruido a raya. Otra cosa que llama la atención son las mesas y sillas, no tienen ni una silla igual que la otra, y las mesas son todas distintas. Es muy «cool».

La carta:

Es una de esas cartas como a mi me gustan, cortitas. Tiene un poco de todo, pero de la tierra. Atún de Almadraba, Carnes de La Janda (zona de Vejer de la Frontera, Cádiz) y platos deliciosos de verduras. A mi personalmente me gustó mucho el Wok de verduras con noodles, y el postre de peras al vino, algo no tan usual por estos lares y que está delicioso.

Precio:

Precio medio, un par de platos con postre para compartir y bebida, puede oscilar entre los 15€~20€ por persona.

Mi opinión:

Os lo recomiendo. Aunque el día que yo fui falló un poco el servicio de camareros. Son encantadores y amables, pero no estuvieron muy atentos a nuestra comanda, y tuvimos que llamarlos en varias ocasiones. Una para rectificar una bebida, y en otra ocasión por que olvidaron uno de nuestros platos (y…¡solo pedimos dos! con el hambre que teníamos). Aun así, la comida estaba buena y creo que merece ser visitado nuevamente.

Pruébalo y me cuentas que te pareció.